Jet Lag se desinfla

Como diseñador, he podido participar activamente en las últimas tres ediciones del festival Jet Lag junto con mi colega Jonatan Morquecho diseñando y produciendo los espacios  lonjaus y platz. A primera vista puede parecer que el festival es un evento más de música y arte urbano. Pero tal y como yo lo he vivido ha sido algo más: una plataforma para el emprendizaje y un espacio donde llevar a cabo proyectos profesionales. En mi caso el festival ha sido muy importante para crecer como profesional, y sé que para otros también. Estoy muy agradecido a las personas que confiaron en nosotros para llevar a cabo estos proyectos.

bilbao jet lag fest 11

Personalmente, se había convertido en una colaboración anual muy estimulante. La organización interna estaba madurando con cada edición y el trabajo entre los distintos equipos era cada vez más fluído. Pero lo realmente importantes es que estaba consolidándose y empezando a reconocerse por los propios jóvenes como una plataforma para el desarrollo de proyectos creativos muy diversos. Hechos por jóvenes, para jóvenes. Y esto es algo a valorar y cuidar en el actual panorama cultural bilbaíno. Es por ello que me da mucha pena que el festival se desinfle.

El Jet Lag Fest ha pasado de la noche a la mañana de ser un lugar de encuentro e interacción en la calle, a confinarse en un auditorio municipal. De generar un espacio alternativo y complejo del que los jóvenes se apropian durante tres días, a una serie de actuaciones de tarde entre cuatro paredes. Así, este fin de semana se celebrarán el grueso de las actividades en Bilborock, cambiando de localización por cuarta vez consecutiva, y pasando a un formato mucho más reducido respecto a otros años. El cambio ha sido repentino, y me consta que los técnicos que lo organizan han hecho grandes esfuerzos para encajarlo en su nueva localización. Pero, ¿en qué se quedará la próxima edición? Supongo que depende de lo que decidan los actuales responsables del Área de Euskera, Juventud y Deporte del Ayuntamiento de Bilbao.

¿Es posible la creación de espacios alternativos y complejos, por los jóvenes y para jóvenes, sin contar con las instituciones públicas? ¿Se confirmará el desmantelamiento de Jet Lag y la tendencia hacia la cultura monocanal controlada? Los últimos acontecimientos no ayudan mucho, pero no hay que desanimarse. Unas puertas se cierran y otras se abren. ¡Atentos!

Post a comment.